fbpx

1. Sexo sin preservativo

A veces, el triunfo de la pasión sobre la razón puede resultar en consecuencias no deseadas. Tener sexo sin protección no solo multiplica tus posibilidades de quedar embarazada, sino que también te hace más vulnerable a las enfermedades de transmisión sexual. En general, estas aflicciones no presentan síntomas evidentes, por lo que es fundamental que acudas a un ginecólogo lo antes que puedas.

10 cosas que debes consultarle a tu ginecologo 2

Si te es difícil tener un orgasmo, es importante que lo compartas con tu ginecólogo. Esto puede resultar particularmente embarazoso –de eso no hay duda–, pero solo así podrás develar la verdadera causa de tu situación.

¿Experimentas pequeños sangrados luego de mantener relaciones sexuales? ¡A tu ginecólogo le interesará saber eso! Ten presente que esto puede deberse a problemas en el cuello del útero o infecciones.

4. Ciclo menstrual irregular

Los ciclos menstruales irregulares pueden deberse a una gran multiplicidad de factores, como desequilibrios hormonales o infecciones. Por esta razón, es vital que le hagas saber tu situación a tu ginecólogo y le describas las características de tu flujo.

Mantener relaciones sexuales debe ser algo placentero –no doloroso–. Por tanto, si experimentas algún tipo de aflicción en estas instancias, es evidente que algo no está del todo bien. Así que no dudes en compartirlo con tu ginecólogo.

El mal olor en la zona íntima suele ser indicador de una infección o un desequilibrio del pH. Y cualquiera de estas condiciones médicas, como no podía ser de otra manera, deben ser tratadas con un ginecólogo.

Ser fértiles es un verdadero privilegio. Lamentablemente, cada vez es más frecuente que las mujeres tengan dificultades para procrear. Por este motivo, y para prevenir esta situación, es relevante que te informes con tu ginecólogo sobre los hábitos que pueden perjudicar tu fertilidad.

La ingesta de suplementos y otros tipos de medicamentos deben ser consultadas con tu médico. Esto se debe a que el consumo de medicación causa alteraciones en el cuerpo de la mujer y más aún durante la gestación.

Esta información es muy personal, pero no debes ocultársela a tu ginecólogo. De esta manera, él estará en mejores condiciones de aconsejarte el tratamiento a seguir más apropiado

 

Ahora sabes qué información compartir con tu ginecólogo la próxima vez que lo visites. ¡No dejes que la vergüenza te gane! Tu voluntad de preservar tu salud tiene que ser más fuerte.

 

 


Fuente: http://www.vix.com

Call Now Button
×

Powered by WhatsApp Chat

×