fbpx

Se trata de una enfermedad inflamatoria que se produce cuando el endometrio, que es el tejido que normalmente está dentro del útero, se implanta fuera de éste. Las células comienzan a crecer en otras zonas del cuerpo como los ovarios, intestinos, recto o vejiga, produciendo dolor, sangrado abundante, sangrado entre periodos es incluso trastornos de infertilidad.

¿Cómo identificarla?

Las molestias durante el periodo son naturales y varían mucho de una mujer a otra; intervienen factores como los hábitos, la alimentación, la falta de sueño o el sobrepeso. Sin embargo algunas mujeres sufren dolores muy intensos que incluso las obligan a guardar reposo y les impiden hacer su vida normalmente.

 

La endometriosis es bastante común, se estima que un 10% de las mujeres en edad fértil padecen trastornos asociados con esta enfermedad. Incluso puede ser hereditaria.

¿Cómo saber si soy propensa a padecer endometriosis?

Para tener un diagnóstico y tratamiento efectivos lo primero es acudir a consulta. Si cumples con alguna o varias de estas variables, quizás seas más propensa a tener esta enfermedad:

  • Tienes una madre o hermana con endometriosis diagnosticada.
  • Tu primera menstruación fue a muy temprana edad.
  • Nunca has tenido hijos.
  • Tienes periodos menstruales frecuentes, o estos duran 7 días o más.
  • Tienes un himen cerrado, que bloquea el flujo de sangre menstrual durante el periodo.
  • Tus periodos son muy dolorosos: sientes dolor intenso abdominal bajo antes y durante la menstruación.
  • Padeces cólicos muy fuertes una o dos semanas antes del periodo y durante la menstruación
  • Dolor durante o después de la relación sexual.
  • Dolor pélvico que puede presentarse en cualquier momento.
En algunos casos las mujeres con endometriosis no presentan ninguno de estos síntomas, mientras que otras con enfermedad leve presentan dolor intenso. Por eso es fundamental acudir al ginecólogo de manera regular.

¿Tengo uno o varios de estos síntomas, qué debo hacer?

Antes que nada, debes salir de dudas. Visita a tu ginecólogo de manera regular, cuéntale las molestias que tienes. Tu médico llevará a cabo un examen físico, que incluirá un examen pélvico. Normalmente se realiza una ecografía transvaginal o una laparoscopia pélvica para diagnosticar la enfermedad.

¡Recuerda que tu salud está en tus manos!

Y nosotros te ayudamos a cuidarla

 

Call Now Button
×

Powered by WhatsApp Chat

×