Con una alimentación adecuada y un estilo de vida saludable se pueden mitigar los efectos del paso del tiempo en nuestro cuerpo y nuestra mente. Estos son algunos de los trucos que ayudan a que nos mantengamos jóvenes por dentro y por fuera gracias a los avances de la nutrición actual.

1. ¿Cuáles son los alimentos que mejor contribuyen a rejuvenecer “cuerpo y alma”?

– Para que los alimentos que ingerimos contribuyan a rejuvenecernos por dentro y por fuera, deben reunir dos características: que nos aporten todos los nutrientes que nos hacen falta para renovar los tejidos de nuestro cuerpo y que lo hagan de forma equilibrada, es decir, sin agresiones.

Para ello, no deben faltar frutas, verduras, arroz y pastas integrales, legumbres, pescado azul, frutos secos y chocolate negro, ya que cada uno nos aporta algo indispensable para una vida saludable y duradera.

2. Sobre el día a día en la alimentación, es fundamental el respeto a las necesidades del cuerpo proporcionando la cantidad de grasas, hidratos de carbono y proteínas que se necesitan, ¿cómo conseguimos este equilibrio?

– Efectivamente, cada uno de esos tres grupos de nutrientes (hidratos de carbono, grasas y proteínas) es necesario e importante para conseguir el equilibrio del que hablamos. Todas las dietas restrictivas que eliminan de forma radical alguno de esos tres grupos, ya sea para perder peso o por cualquier otro motivo, pueden dañar la salud o disminuir nuestra resistencia ante el proceso de envejecimiento o cualquier enfermedad.

Profundizamos en el por qué y cómo deben combinarse los tres grupos, otorgando a cada uno su importancia, pero el primer paso es, antes de diseñar la dieta que vamos a realizar cada día, recordar que no debemos suprimir ninguno de ellos.

Sin embargo, que debamos consumir hidratos de carbono, grasas y proteínas no significa que podamos comer la cantidad que queramos y sin discriminar qué tipo de alimentos elegir. Dentro de cada grupo, hay alimentos más adecuados y “rentables” que otros.

Así, por ejemplo, dentro de las grasas podemos hablar de “grasas saludables” (insaturadas, como las que aportan los aguacates o el aceite de oliva) y “no saludables” (saturadas, como las grasas animales). En cuanto a los hidratos de carbono, hay que destacar los de absorción lenta y que aportan fibra, como los cereales integrales, las legumbres, etc.

3. ¿Qué alimentos deberíamos reducir en nuestra dieta para evitar el envejecimiento?

– Aunque la ‘Dieta Antiedad’ no se basa en las restricciones, es cierto que hay alimentos que van en contra de ese equilibrio del que hemos hablado.

Gran parte de los alimentos precocinados a nivel industrial tienen un aporte de grasas saturadas, sal (sodio), aditivos químicos y azúcares que los hacen más atractivos al gusto, pero que nos hacen envejecer e incluso enfermar al acumular toxinas y hacernos aumentar de peso. Esos alimentos deberíamos consumirlos con mucha precaución, reduciéndolos al mínimo o simplemente no consumirlos.

4. ¿Cuáles son los buenos hábitos que ayudan a rejuvenecer mente y cuerpo?

– Precisamente ese es el concepto más importante: hábitos. Frente a los cientos de dietas “de usar y tirar” para conseguir perder algún kilo, lo importante es aprender a comer bien y eso es lo que se pretende.

Lo importante de que se generen hábitos de alimentación saludable y equilibrada. Si entendemos para qué vale cada tipo de alimento, va a ser sencillo integrarlo en nuestra alimentación diaria.

Comer sano es mucho más fácil, rico y barato de lo que casi todo el mundo cree. Si, además, hacemos un poco de ejercicio físico, tenemos gran parte del camino recorrido.

5. Y del otro lado, ¿cuáles diría que son los comportamientos más agresivos tanto con el cuerpo con la mente y los que más, digámoslo así… envejecerían?

– La salud es equilibrio y la enfermedad es cuando lo perdemos.

No podemos creer que es bueno comer mal varios meses y luego intentar “ponernos al día” cuando llega la primavera. Por ello, lo más “agresivo” es una dieta desequilibrada, desde el punto de vista de la cantidad (por exceso o por defecto; tan malo es comer demasiado al igual que comer poco), como de la calidad (no podemos vivir con salud si eliminamos un grupo de alimentos que nos hace falta o abusamos de cualquiera de ellos).

Otros comportamientos que debemos eliminar son la ausencia de ejercicio físico, que se ha demostrado que es tan dañino como otros factores de riesgo del tipo de la diabetes o el tabaquismo, el abuso de sustancias tóxicas (tabaco, drogas, exceso de alcohol) y el estrés, tan frecuente hoy en día.