fbpx

flujo vaginal

 Tal vez no sea un tema con el que te sientas muy cómoda, pero el flujo vaginal es algo normal en las mujeres y merece tu atención porque cuando cambia, es un indicador de que algo puede no estar bien en tu salud.

 

 

Cuando se inicia la pubertad, es normal tener cierta cantidad de flujo vaginal. De hecho, es posible que  notes la presencia de secreciones vaginales entre 6 meses y un año antes de que empiece tu periodo menstrual. Esto se debe a los cambios hormonales; en el cuello del útero se encuentran unas glándulas que producen un moco transparente que se puede volver blanco o amarillento cuando sale del cuerpo al entrar en contacto con el aire. Este flujo ayuda a mantener lubricada y limpia tu vagina. El flujo vaginal normal no huele a nada y es una parte natural de ser mujer.

A lo largo de tu ciclo menstrual, la cantidad y la consistencia del flujo vaginal varía dependiendo de tus niveles hormonales; por ejemplo, de cuánto estrógeno circula por tu cuerpo. También puedes notar cambios en el flujo vaginal que son normales debidos factores como:

  • Ovulación
  • Excitación sexual
  • Embarazo
  • Estrés

¿Existe el flujo vaginal anormal?

Sí. Para que entiendas mejor, debes estar atenta a tres aspectos en los cuales las secreciones de la vagina pueden presentar cambios y que te dan señales que sugieren que podría haber algún problema:

  • Color: transparente, blanco, turbio, amarillo o verde
  • Consistencia: espeso, pastoso, líquido
  • Olor: normal, sin olor, de mal olor

¿Qué pasa cuando hay cambios en el flujo vaginal?

Si notas que de repente el flujo vaginal normal aumenta significativamente (y tú vas a conocer lo que es normal para ti, porque cada mujer es diferente) o cambia de consistencia, de olor o de color, puede ser que tengas algún tipo de infección que necesite atención.

Además de estar atenta a los cambios del flujo vaginal hay otros síntomas que, en conjunto, pueden causar complicaciones en tu salud. Por eso debes consultar a tu ginecólogo si:

  • Además de los cambios en el flujo vaginal, tienes dolor abdominal o pélvico, o si tienes fiebre.
  • Tienes dudas sobre si pudiste haber contraído una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS) o estás segura de haber estado expuesta a un compañero sexual infectado con una enfermedad venérea (ETS).
  • Tienes ampollas en la vagina o en la vulva.
  • Sientes dolor o ardor al orinar.
  • Los síntomas empeoran o duran más de una semana

El flujo vaginal no es normal en una niña que aún no ha llegado a al pubertad. Si se presentara, es importante contactar al médico.

¿Cómo puedes prevenir los cambios en el flujo vaginal?

Ahora que tienes más información sobre el flujo vaginal, te preguntarás qué puedes hacer para evitar que cambie y te cause problemas. Estadísticamente, la mayoría de las mujeres tendrán una infección vaginal alguna vez en su vida, así que si ese es tu caso ¡no te preocupes! Lo mejor que debes hacer es acudir a consulta para iniciar tratamiento. Es muy importante que ¡no lo dejes pasar!

 

 

Ultima revisión: 2018

Copyright © 2018 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

© iStock / DRB Images, LLC

Fuente

Categories:

Call Now Button
×

Powered by WhatsApp Chat

×