fbpx

Toda mujer debe pasar por esta consulta médica entre los 13 y 15 años de edad.

La primera visita al ginecólogo es un momento muy importante en la vida de las mujeres en desarrollo cuyo cuerpo empieza a cambiar. De acuerdo la Sociedad Americana de Ginecología y Obstetricia, toda chica debe pasar por esta consulta médica entre los 13 y 15 años.

La importancia de esta cita médica radica en la posibilidad de que la paciente pueda absolver sus dudas y encontrar orientación profesional sobre los cuidados que debe tener durante su crecimiento.

Información detallada y veraz

El especialista solicitará información detallada y relevante para la evaluación médica. La paciente debe ser lo más precisa posible y brindar data veraz, sin omitir detalles importantes. Entre la información solicitada se encuentra el peso, talla y estatura, así como los antecedentes médicos, puesto que de esta información dependerá que el tratamiento que se pueda recibir a futuro sea el más acertado.

El especialista también puede preguntar cuándo comenzó la menstruación, si la paciente suele tener periodos regulares, si ha iniciado su vida sexual, los métodos anticonceptivos empleados, entre otros puntos.

Revisión mamaria

Durante la primera consulta ginecológica se realiza la revisión mamaria, un procedimiento no doloroso mediante el cual se hará una exploración de los senos para descartar anomalías. Se comprueba la simetría de las mamas, alteraciones en la piel o la areola, así como la secreción en los pezones. Además, el especialista le enseñará a la paciente cómo realizar este examen en casa y en qué casos debe acudir de inmediato al ginecólogo.

Relaciones sexuales

En el caso que la paciente haya tenido relaciones sexuales, se realizará una revisión externa de los genitales, para verificar que no exista alguna anomalía.

El especialista aconsejará sobre los métodos anticonceptivos que se pueden considerar para evitar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.

Higiene íntima

También se abordará el tema de la higiene de la zona íntima, la cual requiere de una especial atención y cuidado, al tratarse de una piel muy delicada.

Entre las recomendaciones que brinda la especialista se encuentran emplear ropa interior de algodón, que favorece la circulación de aire en esa región, y evitar en la medida de lo posible las duchas vaginales, puesto que no todas tienen el pH bajo. Además, estos tipos de duchas, están dirigidas solo para los genitales externos, por lo que la limpieza no es 100% eficaz.

Vacunación contra el Virus del Papiloma Humano

Este es uno de los puntos más importantes de la consulta. Este virus se transmite por el contacto durante la actividad sexual y, aunque en la mayoría de los casos no causa síntomas o molestias, en algunas situaciones, puede originar cáncer de cuello uterino. Se recomienda que las mujeres reciban la vacuna antes de iniciar su vida sexual.

Luego de conocer todos estos detalles, acudir a la primera visita ginecológica será más sencillo. Contar con los datos necesarios permite disfrutar de una buena salud íntima y, además, contribuye a la propagación de una cultura de prevención.

 


Fuente:

Call Now Button
×

Powered by WhatsApp Chat

×