fbpx

 

Durante los nueve meses de embarazo pueden aparecer algunos síntomas que, a pesar de no ser graves, alteraran en mayor o menor medida la
vida de la mujer. Náuseas, vómitos, pirosis (ardor en el estómago), estreñimiento y “gases”, son algunas de las molestias que sienten las embarazadas durante la gestación.

 

Náuseas y vómitos
Es una de las más preocupaciones más frecuentes. Casi todas las embarazadas sufren mareos y/o náuseas sobre todo en los primeros tres meses; generalmente aparecen en la mañana y van disminuyendo a medida que avanza el día, pero también es posible que los sientan a lo largo de toda la jornada. Las náuseas y/o vómitos suelen desaparecer bruscamente alrededor de la semana 14 de gestación y solamente algunas pocas mujeres continúan presentando la sintomatología por más tiempo o incluso durante todo el embarazo, aunque en menor intensidad.
Las causas de la aparición de náuseas y los vómitos son múltiples y afectarán a cada mujer en mayor o menor medida. Hay factores hormonales sobre todo por la aparición y aumento de hormonas placentarias (gonadotrofina coriónica y progesterona): la progesterona relaja las fibras musculares del estómago e intestino, la gonadotrofina afecta un centro cerebral responsable del vómito. También aparecen los estrógenos estimulando la sensibilidad del olfato, lo que favorece las náuseas. Otros factores que pueden desencadenar náuseas son los psicológicos como el estrés o la presión que recae a menudo sobre la embarazada.
Las nauseas y vómitos leves del primer trimestre no van a afectar negativamente al niño, aunque la mujer pierda peso en estos meses, ya que los requerimientos del feto en estas primeras semanas no son tan importantes como en el segundo y tercer trimestre. Además, la mayoría de las mujeres mejoran los síntomas en algún momento del día como para sentir hambre y retener algo en el estómago. Si el médico detectara que la alimentación es muy deficitaria seguramente aconsejará medidas a seguir.
Cuando los vómitos son excesivos y se habla de una hiperémesis gravídica (proceso patológico con vómitos intensos y persistentes), será imprescindible un tratamiento médico, llegando incluso a la internación en algunos casos.

 

Consejos
Si las náuseas son por la mañana, deja en la mesa de luz unas galletitas saladas o un trozo de pan; cómelas despacio antes de levantarte y luego de unos minutos levántate lentamente sin movimientos bruscos. Algunas veces las náuseas o mareos pueden ser por causa de un descenso de la glicemia (azúcar en sangre) y al ingerir un alimento rico en hidratos de carbono te sentirás mejor. Es importante que no tomes ningún líquido caliente en el desayuno, algunas embarazadas toleran muy bien el yogur fresco.

Si los vómitos se presentan luego de las comidas es primordial realizar un reposo luego del desayuno, el almuerzo y la cena.
Para combatir los síntomas o al menos mejorarlos, tienes que tratar de comer en pequeñas cantidades pero en forma frecuente, si es necesario puede ser cada dos horas. No es conveniente tener el estómago vacío, ni tampoco llenarlo demasiado. Cada mujer debe ver qué alimentos rechaza completamente y cuales les caen bien, no tienen porque ser los mismos para todas.

Come tranquila, masticando bien los alimentos. También es importante tomar mucho líquido para no deshidratarte; generalmente se toleran mejor los líquidos fríos. Alejarte de olores que te hagan sentir mal es fundamental, no utilices perfumes fuertes ni tampoco jabones u otros elementos de limpieza con demasiado aroma. En la cocina procura preparar los alimentos de forma sencilla (vapor, plancha), sin condimentos en exceso, ya que suelen tolerarse mejor.

 

Acidez o pirosis
Es una molestia muy frecuente que se ve en el primer trimestre pero también en el final del embarazo. Es una sensación de quemazón que se percibe en el esófago e incluso la boca; esto se debe a que los alimentos y los jugos gástricos que están en el estómago refluyen e irritan el esófago y la garganta, originando ese ardor tan característico.
El reflujo y la acidez se deben a una alta concentración de progesterona en sangre que no permite el vaciado rápido del estómago e incluso provoca relajación del esfínter que comunica el esófago con el estómago; estos dos sucesos facilitan el pasaje de los alimentos y los ácidos hacia arriba. Sobre el final del embarazo el útero hace presión sobre el estómago, pudiendo ser esta otra causa de la pirosis.

 

Consejos
Para mejorar la acidez hay que evitar las comidas copiosas, llenar excesivamente el estómago hace más difícil la digestión y más fácil el reflujo; tampoco es conveniente dejar el estómago vacío durante muchas horas porque el contenido gástrico puede comenzar a subir.
Mastica muy bien los alimentos para favorecer la digestión.

 

Estreñimiento
El estreñimiento en la embarazada aparece por varias razones, entre ellas el aumento de la hormona progesterona, que hace el proceso digestivo más lento; el contenido intestinal permanece mas tiempo en el tubo digestivo, se absorbe más agua y endurece la materia. El estreñimiento se ve en los primeros meses de embarazo, pero también en los últimos, cuando el útero va creciendo y ejerciendo presión sobre el intestino.
Es importante evitar el estreñimiento no solo porque es un síntoma molesto, sino porque es uno de los factores determinante de la aparición de hemorroides.

Consejos: 
*Tomar abundante líquido: agua, agua de frutas, jugos, evitando el té.
*Comer frutas y verduras a diario, si es posible, crudas y con cáscara.
*Consumir yogures que favorezcan el tránsito intestinal.
*Consumir aceite en las ensaladas.
*Cambiar el pan blanco por el integral.
*Otro aspecto importante es practicar algún tipo de ejercicio que sea adecuado para el embarazo y para ti; esto ayuda a mejorar la motilidad intestinal.
*Siempre consulta al ginecólogo ante cualquier situación que salga de la normalidad como muchos días sin ir al baño, materias excesivamente duras, hemorroides, etc.

 

Gases 

Los gases son un síntoma frecuente en mujeres embarazadas, que a pesar de no ser graves, pueden resultar incómodos e incluso dolorosos.

Consejos
Se previenen comiendo despacio y masticando bien; evitando alimentos flatulentos (aquellos que producen mucho gas al ser digeridos por el intestino) como repollo, brócoli, cebolla cruda, lentejas, garbanzos. Evita las bebidas que contienen gas y las comidas con muchas grasas.

 

 

 

 

 


Por www.mamaybebe.com.uy
Call Now Button
×

Powered by WhatsApp Chat

×