fbpx

Cuando hablamos de la recuperación en el posparto es mucho más que volver a entrar en los pantalones favoritos. Es importante comprobar primero como esta tu periné y que tu musculatura abdominal sea competente. Sin dudas deberás tomarte un tiempo antes de comenzar a correr o las actividades que hacías antes. Ese tiempo será más corto o más largo dependiendo de varios factores cómo: qué actividad física realizabas antes del embarazo, como haya sido éste, la forma del nacimiento, entre otros aspectos.

¿Cuándo empezar a hacer ejercicio después del nacimiento de mí bebé?

En cuanto salgas del hospital puedes empezar a realizar ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico y algunos respiratorios que activan la faja abdominal.

  • Las primeras cuatro semanas luego del nacimiento el ejercicio debe ser moderado. Poniendo especial hincapié en la movilidad articular, tonificar el periné, la espalda y dependiendo la forma del nacimiento se podrán sumar algunos respiratorios más intensos para la faja abdominal (en esta etapa están prohibidos los abdominales tradicionales).
  • El segundo mes después de la llegada de tu bebé es el momento ideal para comenzar a pensar en tu figura. Seguramente estas más adaptada a los nuevos ritmos de la casa y sigues de licencia maternal. Luego de realizar algunos test para verificar el estado de tu periné y la competencia abdominal… Ahora es el momento de devolverle a tu cuerpo el tono que tenía!
  • Al menos los primeros cinco meses, debes evitar las actividades de impacto como correr, saltar o steps. Este tipo de destrezas pueden distender el suelo pélvico y aumentar, entre otras cosas, la incontinencia urinaria de esfuerzo (I.U.E.).

Hacer deporte es importante, pero en el posparto es fundamental elegir bien el tipo de ejercicios. Ninguna mamá en un posparto inmediato debe realizar “abdominales tradicionales”. Este tipo de abdominales se basan en trabajar rectos y oblicuos generando hiperpresión abdominal. Recordemos que cualquier situación que aumente la presión en la cavidad abdominal puede: aumentar una diástasis, hacer sobresalir una hernia o debilitar el periné contribuyendo entre otras cosas a producir incontinencias urinarias (incapacidad de retener la orina a voluntad). En principio, los abdominales siempre deben trabajarse en coordinación con el periné y la respiración.

Pero, ¿por qué los abdominales de toda la vida son tan dañinos para el suelo pélvico?

Los abdominales clásicos son hiperpresivos, ejercen una fuerza hacia la parte baja del abdomen recargando y debilitando tu suelo pélvico. Con una musculatura perineal debilitada después del embarazo, la presión de los abdominales tradicionales puede desembocar en disfunciones como la incontinencia urinaria o el prolapso. Los abdominales tradicionales sirven para tonificar los rectos pero no tonifican el transverso del abdomen. El transverso es el músculo abdominal profundo encargado de mantener la postura, la respiración y reducir la cintura entre otras cosas. Los abdominales tradicionales están especialmente contraindicados durante el postparto.

Con esta realidad, algunas mujeres se preguntan ¿sino hago abdominales tradicionales como tonifico la panza? Hace más de 20 años que en varios países de Europa se utilizan los abdominales hipopresivos como una técnica para la recuperación de la funcionalidad de la faja abdominal al mismo tiempo que cuidan del suelo pélvico. Esta técnica fue creada por el Dr. Caufriez en los 80’s para la recuperación de la mujer después del embarazo.

Sin embargo, otros especialistas como Bernadette de Gasquet ya publicaban estudios titulados “Detened la masacre”.

Las técnicas hipopresivas cumplen todos los objetivos fisioterapéuticos necesarios para esta etapa: tonificar la faja abdominal y el suelo pélvico (evitando la hiperpresión abdominal típica de los abdominales “clásicos”); recuperar la postura de la mujer (estabilización lumbo pélvica).

¿En qué consisten las clases de Hipopresivos?

Es un entrenamiento global para cualquier mujer que quiera realizar una práctica física completa y sin riesgos. Se aconseja para la rehabilitación o prevención. Sus mejoras se notan tanto en la salud, la estética y en el rendimiento físico. En el marco de la recuperación post-parto, el objetivo central es tonificar la faja abdominal, mejorar la postura y rehabilitar el suelo pélvico. Si el nacimiento fue por parto se puede comenzar a los 30 días y si fue por cesárea a partir de los 2/3 meses.

 


Fuente

Call Now Button
×

Powered by WhatsApp Chat

×