fbpx

Las vacaciones terminaron y es tiempo de regresar a la normalidad. Durante el vereano somos más dados a perder de vista la rutina y eso hace más difícil llevar un estilo de vida saludable. A esto hay que añadir que el verano es una época en la que la piel y el cabello se resienten debido a una mayor exposición al sol y al contacto con productos químicos como el cloro, que deshidratan. Por eso, el “inicio del nuevo curso” es una oportunidad ideal para comenzar con nuevos hábitos que ayuden a volver a las rutinas saludables y naturales.

1. Usa aceites vegetales para piel y cabello

Los aceites vegetales (aceite de argán, de rosa mosqueta, de aguacate, de almendras dulces, de coco…) son alternativas recomendables para cuidar de piel y cabello a la vuelta de vacaciones y durante todo el año; son ricos en ácidos grasos naturales Omega 3, Omega 6 y Omega 9, vitaminas y minerales. Por eso, tienen propiedades hidratantes, antioxidantes y regeneradoras, combaten los signos de la edad, el cabello seco o dañado y reducen el daño producido por el sol.

También reducen cicatrices y estrías y se absorben fácilmente, haciendo que sus ingredientes activos penetren en la dermis sin irritar la piel. Especialmente interesantes para esta época del año pueden ser, el aceite de rosa mosqueta y el aceite de argán.

El aceite de rosa mosqueta es ideal para nutrir e hidratar el rostro y las pieles secas. Gracias a su acción antioxidante disminuye el envejecimiento y la aparición de líneas de expresión. Además, es un potente regenerador de la piel, y reduce cicatrices y estrías, manteniendo la elasticidad de la piel. También ayuda a frenar los daños ocasionados por la exposición al sol, y en la aparición de manchas. Por eso es ideal para hidratar y regenerar cuando nuestra piel acusa la exposición al sol.

Por otro lado, el aceite de argán, procedente de Marruecos, y extraído de los frutos del árbol de Argán, tiene una excepcional composición nutricional. Aporta hidratación inmediata a la piel sin obstruir los poros, gracias a su complexión ligera y no grasa. Además, gracias a sus nutrientes, hidrata y protege el cabello, por eso es ideal para aquellas personas que usan el secador o que simplemente tienen el cabello seco. El aceite de Argán conseguirá ese efecto de pelo suave y manejable, luchando contra los cabellos encrespados.

Al usar aceites vegetales, vigila…

  • Que sean puros y sin refinar.
  • Que hayan sido prensados en frío, para mantener sus nutrientes y propiedades.
  • Que no tengan aditivos, ni colorantes.
  • Que no seas alérgico a ninguno de los ingredientes.

2. Nutricosmética: la belleza también se toma

Los productos de nutricosmética son complementos y productos naturales que gracias a su composición nutricional ayudan a tener una piel más firme y radiante, uñas fuertes y un cabello fuerte y brillante. La ventaja es que estos productos llegan donde los productos de uso externo no llegan, por eso suponen un complemento al uso de cremas y tratamientos de belleza.

Uno de los complementos más populares para la piel es el colágeno, una proteína estructural de gran importancia para nuestro organismo. Y no nos podemos olvidar de los antioxidantes como el resveratrol o la vitamina C, que ayudan a prevenir el envejecimiento prematuro entre otras funciones. También encontramos el ácido hialurónico , fundamental para la regeneración e hidratación de la piel y otros tejidos, y vitaminas y minerales como el selenio, el cobre, el zinc y el yodo. Estos últimos son especialmente recomendados para el cabello. Existen muchos productos y marcas que aúnan varios de estos nutrientes para mayor efectividad y comodidad.

3. Toma alimentos probióticos

Durante los últimos años han proliferado muchos productos con probióticos, que son las llamadas “bacterias buenas” para nuestro cuerpo. Y es que estos microorganismos que se encuentran sobre todo en el aparato digestivo, son fundamentales para mantener el equilibrio de la flora intestinal, para asegurar el funcionamiento normal de procesos digestivos, para mejorar la absorción de nutrientes y para fortalecer el sistema inmunológico entre otros. Por eso, más allá de las modas y especialmente después de las vacaciones, el consumo de alimentos probióticos puede ser una de las mejores inversiones que hagas en tu salud.

A la hora de encontrar alimentos probióticos que podamos incorporar a la dieta, podemos tener en cuenta los siguientes: yogures con probióticos, el kimchi o col fermentada, procedente de la cocina coreana y que se está popularizando rápidamente, el kéfir, el miso y el kombucha entre otros.

Por último, es importante distinguir a los probióticos de los prebióticos, que son compuestos que sirven de alimento a los probióticos y que ayudan a que estos se desarrollen. Por eso es muy común encontrar complementos que contienen probióticos y prebióticos, para lograr una mayor efectividad.

4. Descubre lo que las infusiones pueden hacer por ti

Con la fiebre de las dietas detox, han surgido multitud de productos y técnicas que prometen un organismo fuera de toxinas en un tiempo récord. La realidad es que encontrar el equilibrio adecuado en nuestro estilo de vida es fundamental para evitar que nuestro cuerpo se sobrecargue de sustancias indeseadas. También es cierto que existen productos y prácticas naturales que pueden ayudarnos en nuestra tarea y que podemos comenzar de manera fácil. Por ejemplo, infusiones de boldo y cardo mariano para ayudar al funcionamiento normal de nuestro hígado; buscar la ayuda de plantas de efecto drenante como el diente de león y el ortosifón para favorecer la eliminación de los líquidos; probar las infusiones de limón y jengibre , para conseguir una sensación reconfortante en invierno; y una infusión de manzanilla, lavanda y valeriana para conseguir la ansiada relajación al final del día.

5. Descubre los aceites esenciales

La aromaterapia es una medicina holística que usa extractos naturales de plantas llamados aceites esenciales para promover la salud y el bienestar. Usada a través de los siglos en diferentes culturas, la aromaterapia está acaparando la atención de la comunidad científica por sus beneficios sobre el estrés y la ansiedad, trastornos del sueño, el alivio del olor y trastornos de la piel, entre otros.

Los expertos creen que la aromaterapia activa áreas en el interior de la nariz llamadas “receptores del olor”, que mandan mensajes al cerebro a través del sistema nervioso. Los aceites usados activan áreas del cerebro que juegan un papel fundamental en nuestras emociones, y posiblemente también influyen en la segregación de serotonina.

Los aceites esenciales se pueden inhalar y también son absorbidos a través de la piel. El aceite esencial de lavanda para la relajación, el árbol del té con sus propiedades antisépticas, de jazmín, y de romero, son sólo algunos de los que puedes encontrar, existiendo una gran variedad para diferentes situaciones. Eso sí, antes de usarlos es importante consultar a un experto para tomarlos en la dosis y proporción adecuadas.

6. Incorpora el agua micelar a tu rutina

Llevar a cabo una rutina de limpieza adecuada es fundamental para el mantenimiento de la piel. Y es que la piel, es el órgano que protege al resto del organismo del exterior, y como consecuencia sufre las consecuencias de la exposición a tres agentes externos. Pero no sólo basta con limpiar, hay que usar el producto apropiado, que ni reseque ni irrite, y que además hidrate. Por eso, no hay mejor producto de limpieza que el agua micelar.

El agua micelar es un agua limpiadora que contiene partículas micelares que atraen la suciedad y la grasa . Es un producto suave para la piel pero que resulta enormemente efectivo gracias a su composición. Además, la mayoría tienen efecto 3 en 1, ya que limpian, hidratan y tonifican, preparando a la piel para la aplicación de la crema de noche.

Existen muchas marcas de agua micelar, pero si pueden contener ingredientes naturales, mejor. Por ejemplo, el agua micelar de Gamarde, contiene agua del manantial de Gamarde, extracto de aloe vera, extracto de malva y ácido hialurónico, aumentando los efectos beneficiosos sobre nuestra piel, gracias a la combinación de ingredientes.

7. Refuerza tu sistema inmunológico

Con el cambio de estación ya en mente, la bajada de las temperaturas y el aumento del estrés laboral y escolar, es una buena idea centrarse en fortalecer nuestro sistema inmunológico. Para este propósito resultará fundamental una alimentación adecuada, aumentando el consumo de frutas y verduras, controlando los niveles de estrés y asegurando que dormimos lo suficiente. También existen remedios naturales, que pueden servir como complemento a este estilo de vida saludable , y que pueden ayudarnos a fortalecer nuestras defensas. Nos referimos a la equinácea, la vitamina C, el própolis o el propóleo, la jalea real, y hongos como el reishi y el shiitake.

De esta lista, la equinácea es posiblemente la más conocida, gracias a su capacidad para estimular las defensas cuando éstas se encuentran bajas, siendo un preventivo natural contra gripes y constipados, así como una buena ayuda para sobrellevar los síntomas cuando éstos aparecen. La equinácea ha sido oficialmente reconocida como remedio natural para estimular el sistema inmunológico por países europeos como Reino Unido, Francia y Alemania, y su uso está muy extendido en todo el mundo.

Por otro lado, la jalea real es una sustancia producida por las abejas para alimentar a la abeja reina. Su rica composición nutricional aporta diferentes beneficios, por ejemplo un aumento de la energía y vitalidad, siendo ideal para épocas en las que nuestro cuerpo necesita un empujón extra.

 

 

Fuente:

Categories:

Call Now Button
×

Powered by WhatsApp Chat

×