fbpx

La mayoría de los cambios y padecimientos en los senos que la mujer encuentra o que se encuentran durante una mamografía no son cáncer de seno. Muchos padecimientos (como adenosis, quistes, necrosis grasa, fibroadenomas y papiloma intraductales) son cambios benignos y no aumentan su riesgo de cáncer de seno.

Otras afecciones, como hiperplasia atípica o hiperplasia ductal atípica o carcinoma lobulillar in situ se consideran factores de riesgo de cáncer de seno. Sin embargo, algunos padecimientos del seno como el carcinoma ductal in situ pueden volverse cáncer y son más graves, tal como el cáncer de seno. La siguiente lista proporciona información sobre estos:

Un bulto (masa) o algo que se siente duro

  • Un bulto en el seno o cerca de este
  • Un bulto bajo el brazo
  • Un tejido grueso o duro en el seno, cerca de este o bajo el brazo
  • Un cambio en el tamaño o en la forma del seno

Los bultos pueden tener formas y tamaños variados. La mayoría de los bultos no son cancerosos. Si usted nota un bulto en uno de los senos, examine el otro seno. Si ambos senos se sienten igual, eso puede ser normal. El tejido normal del seno, a veces, puede sentirse que tiene bolitas. Algunas mujeres se hacen con regularidad un autoexamen de los senos. Porque usted misma se examina, usted sabe cómo se sienten normalmente sus senos; esto facilita que note y encuentre cualquier cambio. Hacerse autoexámenes de los senos con regularidad no sustituye las mamografías regulares.

Secreción o cambios en el pezón

  • Secreción del pezón (líquido que sale del seno y que no es leche)
  • Líquido sale con sangre.
  • Cambios en el pezón, tales como un pezón invertido (hundido hacia dentro del seno)

La secreción del pezón puede tener texturas y colores variados. La secreción  del pezón no suele ser un signo de cáncer. Puede ser causada por las píldoras anticonceptivas, por algunos medicamentos y por infecciones.

Cambios en la piel

  • La piel del seno tiene comezón, enrojecimiento, descamación, hoyuelos o arrugas.

Cambios en los senos que aparecen en su vida y que son normales

La mayoría de las mujeres presentan cambios en sus senos durante su vida. Muchos de estos cambios son causados por las hormonas o pueden ser causados por el proceso normal de envejecimiento. La mayoría de estos cambios no son cancerosos;  se llaman cambios benignos. Sin embargo, si usted nota un cambio en sus senos, no espere hasta su próxima mamografía. Haga una cita para que la examinen.

  • Las mujeres jóvenes que no han pasado por la menopausia suelen tener más tejido denso en sus senos. El tejido denso tiene más tejido glandular y conjuntivo, y menos tejido adiposo (graso). El tejido denso dificulta más la interpretación de las mamografías porque tanto dicho tejido como los tumores aparecen como zonas blancas, sólidas, en las imágenes de rayos X. El tejido de los senos se vuelve menos denso a medida que envejece la mujer.
  • Antes de sus períodos menstruales, o durante ellos, sus senos pueden sentirse hinchados, sensibles o doloridos. Es probable que sienta también uno o más bultos durante este período debido al líquido adicional en sus senos. Estos cambios, generalmente, desaparecen al final de su ciclo menstrual. Debido a que algunos bultos son causados por cambios hormonales normales, es posible que su proveedor de servicios médicos pida que regrese al consultorio otro día de su ciclo menstrual.
  • Durante el embarazo, sus senos pueden sentirse con bultos. Esto se debe, por lo general, a que las glándulas que producen leche están aumentando en número y se están haciendo más grandes.
  • Durante la lactancia, usted puede presentar una mastitis. Esto sucede cuando un conducto lácteo se obstruye. La mastitis hace que el seno se vea rojo y se sienta con bultos, caliente y dolorido. Puede ser causada por una infección y suele tratarse con antibióticos. A veces puede ser necesario drenar el conducto. Si el enrojecimiento o la mastitis no desaparecen con tratamiento, llame a su proveedor de servicios médicos.
  • Cuando usted se acerca a la menopausia, sus períodos menstruales pueden ocurrir con menor frecuencia. Sus niveles hormonales también cambian. Esto puede hacer que sus senos se sientan sensibles, aun cuando usted no esté teniendo su período menstrual. Sus senos pueden sentirse también con más bultos que antes.
  • Si usted está tomando hormonas (tales como terapia hormonal para la menopausia, píldoras anticonceptivas o inyecciones) sus senos pueden volverse más densos. Esto puede dificultar la interpretación de las mamografías. Asegúrese de informar a su proveedor de servicios médicos si está tomando hormonas.
  • Cuando cesan sus períodos menstruales (menopausia), sus concentraciones de hormonas bajan, y su tejido mamario se vuelve menos denso y más adiposo (graso). Es posible que ya no tenga bultos, ni dolor, o que ya no tenga la secreción del pezón que acostumbraba tener. Y, debido a que el tejido de su seno es menos denso, es también más fácil interpretar las mamografías.

Cómo se encuentran cambios en los senos

Aquí se indican algunas formas en las que su médico puede encontrar cambios en los senos:

Examen clínico de los senos: Durante un examen clínico de los senos, su médico examina sus senos y pezones y revisa debajo de sus brazos para ver si hay  cambios anormales. Pregunte a su  médico a qué edad y con qué frecuencia usted debe hacerse un examen clínico de los senos. Durante la visita, es importante que comparta sus antecedentes médicos personales y los antecedentes médicos de su familia. Esto incluye los problemas o enfermedades que usted o un miembro de su familia han tenido.

Mamografía: Una mamografía es una radiografía del tejido de sus senos. Esta prueba puede encontrar tumores que son demasiado pequeños para poder sentirlos. Durante una mamografía, cada seno es presionado entre dos placas de plástico. Es normal que sienta cierta molestia pero, si le causa dolor, dígalo al personal técnico que toma la mamografía. El mejor momento para hacerse una mamografía es al final de su período menstrual, ya que sus senos están menos sensibles. Algunas mujeres tienen menos sensibilidad en sus senos si no toman cafeína por un par de días antes de la mamografía. Una vez que se han tomado las radiografías, se envían a un radiólogo, quien las estudia y envía luego un informe a su proveedor de servicios médicos.

  • Las mamografías se usan como exámenes selectivos de detección y como exámenes de diagnóstico
    Una mamografía de detección es el tipo de mamografía que se hace la mayoría de las mujeres. Se usa para buscar cambios en los senos en mujeres que no tienen signos o síntomas de cáncer de seno. Si su última mamografía de detección encontró un cambio en sus senos, o si se encontró un bulto que es preciso evaluar, es posible que le hagan una mamografía de diagnóstico. Durante una mamografía de diagnóstico, se toman más radiografías para obtener vistas del tejido mamario desde ángulos diferentes. Algunas zonas de estas imágenes pueden también ampliarse.
  • Las mamografías y los implantes de seno
    Cuando haga su cita, si tiene implantes en el seno, asegúrese de decirlo al personal técnico. Pregunte si tienen especialistas capacitados para hacer e interpretar mamografías de mujeres con implantes en el seno. Esto es importante, porque dichos implantes pueden dificultar que se vea el cáncer u otro cambio anormal en la mamografía. Para esto se usa una técnica especial llamada proyección de desplazamiento del implante.Si usted tiene implantes de seno por razones cosméticas, puede hacerse tanto una mamografía de detección como una mamografía de diagnóstico. Esto dependerá del establecimiento que toma la mamografía.Si usted tiene implantes de seno debido a una mastectomía por cáncer de seno, hable con su cirujano o con el oncólogo para saber cuál es el mejor examen de detección para usted.

Resonancia magnética, también llamada por su sigla RM, usa un imán potente, ondas de radio y una computadora para crear imágenes detalladas de áreas internas del seno. La RM es otra herramienta que se puede usar para encontrar cáncer de seno. Sin embargo, la RM no reemplaza las mamografías. La exploración con resonancia magnética se añade a las mamografías en las mujeres que tienen un riesgo mayor de padecer cáncer de seno. La resonancia magnética tiene algunas limitaciones. Por ejemplo, no puede encontrar cambios en los senos como las microcalcificaciones. La RM es menos específica que otras pruebas. Esto significa que puede dar resultados positivos falsos: la prueba indica que hay cáncer cuando realmente no lo hay.

A veces los médicos recomiendan la resonancia magnética para las mujeres que tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de seno debido a:

  • Cambios perjudiciales (mutaciones) en los genes BRCA1 o BRCA2
  • Antecedentes familiares de cáncer de seno

¿Qué se ve en una mamografía?

Ilustración de lo que se ve en una mamografía: mamografía normal, quiste benigno (no canceroso), cáncer, depósitos de calcio.

Las mamografías pueden mostrar bultos, calcificaciones y otros cambios en sus senos. El radiólogo estudiará la mamografía para ver si hay cambios en los senos que no parecen ser normales y para ver si hay diferencias entre sus senos. Cuando es posible, comparará su última mamografía con las anteriores para examinar si hay diferencias. La mamografía es una buena herramienta para encontrar cambios en los senos en la mayoría de las mujeres que no presentan signos de cáncer de seno. Sin embargo, no detecta todos los cánceres de seno y muchos de los cambios que encuentra no son cáncer. Consulte con su proveedor de servicios médicos si usted tiene un bulto que no se ve en la mamografía o si nota que tiene otros cambios en los senos.

Bulto (o masa): El tamaño, la forma y los bordes de un bulto proporcionan información importante al radiólogo. Un bulto que no es canceroso, en general, se ve liso y redondo, y tiene un borde claro y definido. Los bultos que se ven así son con frecuencia quistes. Para leer más acerca de los quistes, vea la sección Padecimientos del seno y cuidados de seguimiento. Sin embargo, se necesitan más pruebas si un bulto en la mamografía presenta un contorno y forma irregulares.

Dependiendo del tamaño y de la forma del bulto, su proveedor de servicios médicos puede pedirle que se haga:

  • Otro examen clínico de los senos
  • Otra mamografía para tener una vista más detallada del área
  • Una exploración con ecografía para verificar si el bulto es sólido o si está lleno de líquido
  • Una prueba llamada biopsia para extraer células o el bulto entero, y examinar la muestra al microscopio a fin de verificar si hay signos de enfermedad

Calcificaciones: Las calcificaciones son depósitos de calcio en el tejido del seno. Estas son demasiado pequeñas para poderse palpar, pero se pueden ver en una mamografía. Hay dos tipos de calcificaciones: las macrocalcificaciones, que se ven como pequeños puntos blancos en una mamografía. Estas son comunes en las mujeres de más de 50 años de edad. Las macrocalcificaciones no se relacionan con el cáncer y por lo general no necesitan más pruebas. Y las microcalcificaciones, que se ven como manchitas blancas en una mamografía. Por lo general, no son un signo de cáncer. Sin embargo, si se encuentran en un área donde las células se están dividiendo rápidamente, o se encuentran agrupadas de cierta manera, es posible que se necesiten más pruebas.

Considere obtener una segunda opinión

Quizás usted querrá hablar con otro doctor para obtener una segunda opinión sobre su diagnóstico o sobre su tratamiento. Muchas mujeres lo hacen. Y recuerde, es importante hablar con un doctor que se especializa en cáncer de seno o en la enfermedad que usted tiene del seno.

Usted puede hablar con su proveedor de servicios médicos para encontrar:

  • A otro patólogo que revise sus muestras de tejido del seno y haga un diagnóstico
  • A otro cirujano, a un oncólogo radiólogo que se especializa en radioterapia o a un oncólogo general para hablar sobre sus opciones de tratamiento

La mayoría de los doctores reciben con agrado una segunda opinión, especialmente cuando se refiere al tratamiento. Su seguro médico suele cubrir e incluso requerir la obtención de una segunda opinión. Hablar con otro doctor puede darle tranquilidad. También puede ayudarle a tomar las mejores decisiones para su salud.

Call Now Button
×

Powered by WhatsApp Chat

×