fbpx

¿Que es la fertilización in vitro?

La fertilización in vitro (FIV) se refiere a una técnica de reproducción asistida en el que se realiza la fecundación fuera del vientre materno, de manera artificial en un laboratorio con equipo altamente especializado para tratar con ovocitos, espermatozoides y embriones. Es uno de los procedimientos más complejos de reproducción asistida, pero también es uno con las tasas de éxito más elevadas.

¿Cómo funciona la FIV?

Estimulación ovárica: consiste en que la mujer se administre hormonas de 8 a 12 días antes del momento de ovulación. Cuando una mujer ovula normalmente libera un solo óvulo, por eso, para aumentar las posibilidades de un embrión sano, es necesario este paso. Durante estos días es necesario llevar un registro y control de lo que sucede dentro del cuerpo por la seguridad de la paciente vía ultrasonidos transvaginales.

Extracción de ovocitos: también conocido como punción folicular es una cirugía menor que consiste en extraer los óvulos del cuerpo de la mujer, aspirándolos con un equipo especializado. Este paso requiere de anestesia localizada y no debería durar más de una hora.

Fecundación: Una vez extraídos los óvulos y obtenido el semen, se seleccionan las células sexuales de mejor calidad y se realiza la fecundación de manera manual. Esto puede hacerse de manera convencional dejando las dos células cerca una de la otra, o bien, inyectando directamente el espermatozoide dentro del óvulo (ICSI). Esta última opción suele usarse cuando hay problemas severos en la cantidad, morfología o movilidad de los espermatozoides.

Cultivo de embriones: después de la fecundación de varios óvulos, estos se colocan en una incubadora con condiciones similares a las de un útero en perfectas condiciones y se monitorea el crecimiento embrionario. Después de 3 a 5 días, los embriones deberían de estar listos para ser transferidos al útero, o bien, pueden congelarse.

Preparación endometrial: El endometrio es una capa que recubre el útero que durante los días fértiles crece en grosor para permitir que un embrión se adhiera y tenga un ambiente adecuado para crecer. Este paso consiste en administrar hormonas a la mujer como estrógeno y progesterona para estimular estas condiciones y que el embarazo sea exitoso.

Transferencia de embriones: se escoge el embrión o los embriones de mejor calidad y mediante un monitoreo se espera a que éste se implante adecuadamente en el endometrio. Se pueden implantar hasta tres embriones dependiendo del caso, y es por eso que por medio la FIV tiene más posibilidades de terminar con gemelos (no idénticos) que un embarazo natural. Los embriones cultivados que no se usen pueden congelarse y usarse después en caso de que n primer intento sea fallido o deseen utilizarse para después.

¿Para quién es adecuada la FIV?

Al ser un procedimiento tan complejo, es uno de los últimos métodos a los que se recurre para lograr un embarazo. Sin embargo, es una opción excelente para las personas que sufren de problemas de infertilidad graves. En hombres esto puede significar poca concentración, mala movilidad o incluso mala morfología de espermatozoides. En mujeres los tipos de infertilidad que ataca la FIV son problemas hormonales que alteran el ciclo menstrual o impidan la liberación de óvulos, obstrucción en las trompas de Falopio o el cuello uterino y, por último, malformaciones en el útero como pólipos u otro tipo de anomalías.

¿Cuál es la probabilidad de que el procedimiento sea exitoso?

Primero que nada, es importante decir que, aunque sí, la FIV ayuda a personas con problemas de fertilidad, mientras mejor calidad tenga el semen y en mejor estado se encuentre el útero hay más probabilidades de éxito. Es por eso que recurrir a la donación de óvulos jóvenes y/o esperma de buena calidad eleva las probabilidades de lograr el embarazo. Asimismo, el papel que juegan los médicos especialistas es esencial para asegurar una FIV exitosa, por ello es mucho más recomendable buscar una clínica de fertilidad especializada que asegure experiencia vasta en el campo.

Segundo, es importante definir lo que se considera un procedimiento exitoso, ya que, aunque en mujeres de 30-35 años la probabilidad de embarazo es de un maravilloso 80%, este porcentaje se reduce si consideramos “éxito” no como embarazo sino como el nacimiento de un bebé sano.
Las posibilidades de embarazo y el nacimiento de un bebé sano después de un solo ciclo de FIV son:
· 40% de las mujeres menores de 35 años.
· Entre el 27-36% en mujeres de 35 a 37 años.
· Entre el 20-26% en mujeres de 38 a 40 años.
· Entre el 10-13% de las mujeres mayores de 40 años.

Para más información puede consultar:

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/007279.htm

http://www.iregaacapulco.com.mx/tasa-exito.html

Call Now Button
×